Comparte

lunes, 9 de julio de 2012

El cómic, ese gran olvidado.

Cuando en España oímos la palabra CÓMIC, lo primero que se les pasa por la cabeza a los mortales es pensar en gente disfrazada por la calle de forma estrafalaria, o personas con cierta tendencia a la inmadurez... e incluso habrá quién piense que el cómic suele ser leído por un grupo sectario "sediento de sangre humana"( creedme cuando os digo esto... a veces como fan y seguidora de este arte me he sentido un auténtico vampiro sacado del mismísimo Crepúsculo...).
Bueno, por no centrarnos en lo que piensan de aquellos honrados dibujantes y guionistas. Entre algunas de las leyendas urbanas nos encontramos con: "El dibujante de cómics es un holgazán que no hace nada en todo el día" o simplemente la típica frase de "Eso lo hace cualquiera".
Pues bien. Me gustaría dedicar este artículo a todas las personas seguidoras del mundo del cómic, ya sea desde el cómic americano( Marvel, DC Cómics, etc.) hasta el manga más radical( con géneros como el Shonen, el Shojo o el Yaoi). Y cómo no dedicárselo a nuestros talentos nacionales, que por desgracia en muchos casos tienen que viajar a otros países donde la cultura de la viñeta está más extendida( Francia, Italia, Estados Unidos o Japón son algunos ejemplos).
El cómic, al igual que cualquier libro que se precie, nace de una idea, sí. Esa pequeña  bombilla que se enciende cuando la creatividad llama a tu puerta. Y creedme cuando os digo, que la idea sólo es el comienzo de un largo proceso creativo que puede durar semanas, meses e incluso años.
No sólo tenemos la idea, sino que debemos adaptarla al papel, con ella hay que crear un mundo nuevo: personajes, ambientación, estilo de páginas.... Para por último llegar al storyboard( personalmente, mi fase favorita). 
Una vez tenido el guión, los personajes y todos los elementos necesarios( y como no, nuestro storyboard) toca ser preciso. Horas y horas delante del papel, unos buenos( o por lo menos decentes) materiales y una mesa de dibujo. Sin duda, tras la finalización de los dibujos a lápiz... toca el entintado,¡ufff! Trabajo de chinos sin duda, ya que un leve error puede ocasionar que acabemos perdiendo la paciencia y sobretodo, nuestra página.
El coloreado ya depende del propio estilo del dibujante o de la editorial. Por ejemplo, en el manga japonés las páginas van en blanco y negro( con algún que otro tramado que ayudará a crear ciertos tonos grises), mientras que el estilo europeo es mucho más colorido.

Pero por muy bien dibujada que esté la historia, lo realmente importante es el guión. Un dibujo llamativo siempre llama la atención, ya sea por su belleza, originalidad, estilo... Pero sin embargo, lo que realmente engancha al lector es la historia. Porque al fin y al cabo el cómic es eso: una historia.
Por suerte hoy en día disponemos en muchas librerías y tiendas especializadas de todo tipo de géneros para toda clase de edades. Desde las viñetas creadas para el público infantil, hasta temas e historias mucho más maduras destinadas a satisfacer el paladar del adulto más exigente. 

¿Novela gráfica? Sí, así es como se denominan aquellas obras e historietas destinadas a un público adulto. Aunque esta denominación causa mucha controversia me dispongo ha darles las características que hacen que sean denominadas así:
  • Formato de libro
  • Un único autor y más raramente un grupo de ellos.
  • Una única historia, extensa y con tendencia a la densidad.
  • Pretensiones temáticas de la Literatura con mayúscula, con recurso al subjetivismo autobiográfico, flash backs, diferentes tiempos narrativos, etc.
  • Destinada a un público maduro o adulto.

Entre algunas de las novelas gráficas más importantes de la historia( de las cuales muchas han sido llevadas a la gran pantalla) destacan: The Walking Dead( ¿os suena la serie?) de Robert Kirkman; V de Vendetta de Alan More y David Llore; Adolf de Ozamu Tezuka; 300 de Frank Miller; o Los Combates Cotidianos de Manu Larcenet.


En definitiva, la combinación perfecta: literatura y arte unidas al servicio nuestro, a nuestro disfrute... nuestra imaginación. ¿Qué más se puede pedir? ¡Por supuesto! Una librería cercana donde adquirir nuestro primer ejemplar y dejar que los sueños se acerquen un poco más ahora que estamos en verano, en cualquier lugar: la playa, la montaña, el sofá de tu casa... Cualquier sitio es bueno cuando de expandir la mente se trata, ¿estás preparado?

Ilustración: May Olivares

Compártelo