Comparte

jueves, 15 de septiembre de 2011

Porque todo siempre perece.

               Fotografía realizada en unas de mis excursiones por Jávea, en uno de los miradores próximos a la isla del Portixoll.









Todo terminó
Como se acaban los días y las noches
Crepúsculos y ocasos que rozan
El círculo que gira alrededor de nuestras vidas.
Pero siempre se acaba
Son ciclos indestructibles
Fuerzas naturales que nos hacen efímeros
Limitándonos a sólo contemplar
El fin… que todo terminó.

Y siempre nos quedarán
Nuestros sueños, nuestras palabras
Que besan la verdad y escuecen
El tiempo perdido y encontrado.
Seremos cal y arena tarde o temprano
Pero siempre nos quedarán nuestros versos
Y nuestras obras de arte, material inerte
Con vertiente febril.
Objetos que aguantan cada año
Como el mismo marzo y abril.

No seremos más que polvo y cenizas
En las ascuas del pasado
Y la muerte nos abrazará,
Eternos amantes que en la eternidad danzarán
Luna a luna, sol a sol
Mares y fuegos del infinito adiós.    

Compártelo