Comparte

miércoles, 17 de febrero de 2010

Si por ello peco, prefiero ir al infierno

Como yo no fui monja,
Jamón nunca me privé,
Las vigilias son para los buenos
Y la gula recorre mi piel.



Como nunca fui a misa
Tampoco tuve que confesar,
Las hostias las tomé con prisa
Porque no quería rezar.



Tampoco fui devota
De los rosarios de oro.
-Cámbiemelo por otra
reliquia de mayor indecoro-.



Nunca tuve fe
En el voto de la pobreza.
-Tenga usted, padre,
que no le falte para cerveza-.



Jamás creí que ir al cielo
Estuviese escondido
Tras la puerta del cajero.
El talonario es bendito
Para el ave de mal agüero.



Creo en el Dios
De las mil culturas,
No tiene ni monjes ni curas.
Un Alá, un Yavhé, un Buda.
Universal es de varios nombres,
Siempre adaptado
A la necesidad del hombre.
El Dios que odia el dinero
Y las santas organizaciones.
Tanta mentira,
Tanta sangre ungida.

Ayer me buscaste

Ayer desperté del letargo
Tras comprobar…que el tiempo
Sin ti fue el momento más largo
Que existió en mi vida.
Y en ese lapso tan eterno
En el que me sumía durmiendo
Tú, me buscaste.



Ayer me examinaste en los besos
De otros labios, esos…
Yo no era quién te los daba.
¿Quién me iba a decir
Que estaría dormitando sin saber
Que el amor me llamaba?



Ayer me abrazaste,
A una piel que no era la mía.
¿Por qué no despertar?
En realidad tus brazos yo sí quería.



Ayer me averiguaste en otra persona
… y comprendiste
Tras mi despertar que era yo
Todo lo que en ese momento
Quisiste para ti.



Ayer me desperté del letargo
Y aferré con fuerza
Todos los besos que no me diste,
Todas las pieles que tocaste,
Todos los cuerpos que sentiste
… en realidad eran míos.
Todo aquello que no me otorgaste
En tu intento de encontrarme a mí.
Un día llego y vuelvo a casa
El reloj me dice que algo pasa
Son las doce del mes doce
Año doce de mi negociación
Con el tiempo imperturbable
Ventiscas ancianas al corazón
Mundo, que giras y giras
Un deja vu de emociones

Hoy es el día de reverencias
Cadenas perpetuas de libertad
Prejubilaciones a la juventud
Del alma eterna escondida
El los cimientos del viejo baúl
De la historia,
Pasa y pasa, entre penas y glorias
De pieles y pibes
Tatuados al dolor
Del eterno anonimato.

Y se opone entre los dos
De nuevo el enfermo
Y codicioso egoísmo
Del que siente y le da lo mismo
ser inexorable y fatal.
Como cuando se pudre el sofá
Y como cuando puedo
Y si me dejan repito
Y sino, me olvido
De pisar esos tejados
Vigas en atún para acusados

Compártelo