Comparte

miércoles, 17 de febrero de 2010

Un día llego y vuelvo a casa
El reloj me dice que algo pasa
Son las doce del mes doce
Año doce de mi negociación
Con el tiempo imperturbable
Ventiscas ancianas al corazón
Mundo, que giras y giras
Un deja vu de emociones

Hoy es el día de reverencias
Cadenas perpetuas de libertad
Prejubilaciones a la juventud
Del alma eterna escondida
El los cimientos del viejo baúl
De la historia,
Pasa y pasa, entre penas y glorias
De pieles y pibes
Tatuados al dolor
Del eterno anonimato.

Y se opone entre los dos
De nuevo el enfermo
Y codicioso egoísmo
Del que siente y le da lo mismo
ser inexorable y fatal.
Como cuando se pudre el sofá
Y como cuando puedo
Y si me dejan repito
Y sino, me olvido
De pisar esos tejados
Vigas en atún para acusados

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compártelo