Comparte

viernes, 2 de octubre de 2009

Con un boli y un papel


Cuando algún tipo preocupación me ronda la cabeza, suelo coger un bolígrafo y mi libreta con la intención de dibujar "no sé qué" (al menos yo lo llamo así). Nunca tengo una idea o concepto previo a la hora de hacerlo, considero que cuando se dibuja con el corazón las imágenes fluyen solas y dejan la huella de tus trazos en el papel. Sin duda, esta es mi mayor pasión y la única que me libera de las tensiones del día a día.
Quizás, este boceto al final me sirva de utilidad para realizar un cuadro más elaborado y a color.

Compártelo