Comparte

lunes, 28 de septiembre de 2009

refugio interior

Mi mayor fracaso

Fue el ignorar mi interior.
No me hice ni caso
Y ahora la derrota del pasado
Es el día a día
Entre suspiros y mera agonía.
Ahora tengo un papel secundario
En cada uno de mis retratos culinarios.



Nací entre abrazos y plumas,
Con espigas incrustadas.
Cómo duele el infortunio
Si del dolor no sientes nada.
Ahora nada mi alma
Entre arterias y venas
Ennegrecidas por la pena
Y sangrantes a toda costa
Por la demora del reloj
Que nunca para.
Para en mí el aguacero
Cuando se presagia altanero
El curso de la vida.
Juventud aún escondida,
Cuando tus alas son abatidas.
Y quieres, te mueres por volar,
Cuando todo tiene un precio.
¿Pagaré yo por soñar?

Compártelo