Comparte

martes, 22 de diciembre de 2009

La triología Millenium

Seguramente muchos hayáis oído hablar de la triología Millenium. Algunos en su versión en papel, otros en su adaptación al cine.
Hace tres semanas me dejaron un cd que contenía la película Los hombres que no amaban a las mujeres. Tras unas dos horas y media viviendo las aventuras de los protagonistas sentí que necesitaba más. Así que comencé a leer los libros (que casualmente mi madre había adquirido una semana antes más o menos.
Tras las ochocientas páginas que conforman cada uno de los libros se encuentra una historia envolvente. Por fin he vuelto a tener ganas por comerme un buen libro de lectura. Consiguió tenerme en vilo y desear más y más.
Cuando leí La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina enseguida busqué su adaptación al cine, la cual hace poco estuvo en las carteleras de nuestros cines. Sin duda, yo que me inicié en estas tierras del misterio y la conspiración gracias a su primera versión cinematográfica, no me decepcioné. No se le puede pedir a una película de unas dos horas de duración la cantidad de información que ofrece la obra maestra que conforma la novela de Stieg Larsson.
Por ello, desde aquí animo a todos aquellos que no sepan que hacer durante estos días de frío y se animen a leer , seguro que no se arrepentirán.






2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. A mí me pasó igual niña; Vi la cinta en un cine de verano entre días de vacaciones, sillas de plástico y sesiones dobles. Y me quede con ganas de más, de mucho más, tanto que busque los libros como un loco en cuanto llegue a casa y los devore metido en el metro de Madrid.
    Aunque la segunda entrega de la serie cinematográfica me dejo un poco desilusionado, pero como dices es difícil meter toda la intriga y cambios de rumbo que vives entre las paginas en una cinta de casi dos horas, pero confió en que el juicio de la ultima parte y el desenlace del hermano esquizofrénico, de lo suyo para atarme al butacón y hacerme recordar lo leído.

    ResponderEliminar

Compártelo