Comparte

lunes, 28 de septiembre de 2009

refugio interior

Mi mayor fracaso

Fue el ignorar mi interior.
No me hice ni caso
Y ahora la derrota del pasado
Es el día a día
Entre suspiros y mera agonía.
Ahora tengo un papel secundario
En cada uno de mis retratos culinarios.



Nací entre abrazos y plumas,
Con espigas incrustadas.
Cómo duele el infortunio
Si del dolor no sientes nada.
Ahora nada mi alma
Entre arterias y venas
Ennegrecidas por la pena
Y sangrantes a toda costa
Por la demora del reloj
Que nunca para.
Para en mí el aguacero
Cuando se presagia altanero
El curso de la vida.
Juventud aún escondida,
Cuando tus alas son abatidas.
Y quieres, te mueres por volar,
Cuando todo tiene un precio.
¿Pagaré yo por soñar?

miércoles, 23 de septiembre de 2009

POEMA ESCAPADO UNA NOCHE DE VERANO

La vida está llena de victorias anónimas,


De derrotas conocidas.

Son persecuciones o huidas.

Vividores o suicidas.



No soy el hielo de tu copa,

Ni la guinda del pastel

Quizá sea un bizcocho

Entre llamadas al “pelocho”.

Y no tengo gasolina

En la estación que es mi vida

Y no encuentro

La salida, al laberinto

De la dicha

¿Y si la dicha, es un invento

Que crearon, los contentos?.



Si el infierno es el cielo

Y la tierra es un infierno

De llamaradas de odio.

Me quemo cual rastrojo.



La vida está hecha

Para los que quieren vivirla,

No hay sitio para sentirla,

Y se mueren sus esencias

Entre trajes de moda y nuevas tendencias.

¿Absurdo escaparate de apariencias?



No necesito un bolso nuevo

Si oler la tierra húmeda

Es en realidad lo que quiero.

Me dan igual las nuevas tecnologías,

Prefiero ver el cielo azul

Al amanecer de un nuevo día.



Por eso soy alma sola en el metro

Hacia la estación del nunca más.

Prefiero ser un vagabundo

Sin rumbo por el destino

Que me obligan a escribir.

Quizás mi vida pase desapercibida

Todo eso me da igual

Si soy una misma.

Para los que a unos les da qué pensar

A mi me da para pensar, sin más.

DIARIO DE UN PSICOPÁTICO: YO, LA SOLEDAD, Y EL TALENTO DESPERDICIADO.


Cuando te sientes solo, es más fácil pensar en cosas absurdas y sin sentido. Yo, me quedé solo pronto, creo que de hecho incluso ahora lo estoy aún esté rodeado de mis amigos y mi pareja. No puedo remediarlo, la soledad se ha forjado en mi como lo un cordel indomable que me gusta y se deshace entre sentimientos y la captura de experiencias nuevas.


Desde pequeño nací con un don especial para la música. Me encantaba recoger las latas vacías de conserva que mi abuela dejaba tiradas como objetos inservibles dentro de su cubo, siempre lleno de sobras y pelusas de polvo recién barrido. A mi abuela no le gustaba que cogiese las cosas del suelo porque decía que eran “caca”; pero me daba igual. Subía las escaleras a toda prisa para esconderme en mi “guarida”, la cual era una terraza amplia dónde mi abuela tendía la ropa en la época de lluvias. Para mí, era una auténtica isla del tesoro: siempre llena de chismes y trastos viejos que se volvían útiles a la imaginación de cualquier chaval.

Pasaba las horas en la terraza tocando y escribiendo mis propias canciones, hasta que mis padres volvían para recogerme. Nada más subían las escaleras yo comenzaba a recoger “la batería”, pero nunca me daba tiempo a guardarlo todo.

Entonces, cuando mi madre subía, me recriminaba que estuviera jugando a ser músico en vez de dedicarme a estudiar para llegar a ser alguien importante el día de mañana. Cogía los apuntes de las imberbes canciones y me decía que nunca llegaría a nada con ellos, por muy bien que lo hiciese, que ese no era buen futuro para nadie y solo eran sueños de la niñez.

Hoy día, tras una tarde lluviosa y llena de penas traídas de este recuerdo me paró a pensar fríamente en las palabras y consejos de mi madre. Aún sigo sin explicarme el porqué nunca me animó a que hiciese lo que me gustaba de verdad.

Mis años de estudiante pasaron entre recuerdos de notables y buenas notas que transcurrieron sin pena ni gloria por el transcurso de la vida. Mis intereses eran otros, más profundos y remotos para la gente práctica y terrenal. En mi clase fui respetado como uno de los más listos, aún no siendo el más estudioso. Recuerdo que no era difícil aprenderme un nuevo tema y me preparaba los exámenes de un día para otro con resultados muy buenos y eficientes. Sin embargo esa no era mi mayor cualidad, mis compañeros de clase flipaban cuando me oían entonar una nueva pieza compuesta por mí y mi vieja guitarra. Siempre me animaban a que siguiese y creían en mí y en mis convicciones. Recuerdo que de vez en cuando me pedían que les escribiese alguna pieza para dedicársela a alguien, e incluso llegué a ver a alguna de mis compañeras llorar de la emoción tras oírme, fui un auténtico trovador. Sin embargo, en mi casa todo eran pegas y reproches. Me encerraba en mi habitación para seguir con lo mío, cuando sin previo aviso entraba mi madre y me preguntaba qué quería hacer cuando acabase el curso y comenzase mi nueva etapa en el instituto de educación secundaria del pueblo. Yo, con palabras sinceras, le decía que quería ir al conservatorio de la ciudad, que incluso la tutora me recomendó que lo hiciese si ese era mi sueño y encima tenía talento para defenderme.

Era entonces cuando me repetían la charla de que eso no era buen futuro y que no encontraría trabajo tras terminar mis estudios en el conservatorio. Tal fue la influencia de estas palabras que una vez terminado el curso, me matriculé en el bachiller de ciencias, algo de lo que todavía estoy arrepentido. A mi familia se le llenaba la boca en el mercado cuando les comentaba a los vecinos que el primogénito de la familia había decidido ser un futuro médico o enfermero. Nunca asistí a clase, pasaba las mañanas en la plaza cercana al instituto entre las malas juntas y deseos de rebeldía contra el poder autoritario que indirectamente me acechaba cada vez que se abría la puerta de mi habitación sin previo aviso.

Por eso, tal día como hoy, sigo estando solo, como siempre. Para mí la soledad es saber que la vida nos regala un talento o habilidad y no puedas desarrollarlo porque las personas a las que más quieres no aprueben lo que te hace sentir vivo.

Tras esta soledad llegaron parte de mis primeros miedos, que se convertían en mentiras que comenzaban a relucir con tal fluidez que conseguían transformase en verdades a medias. Mi vida se convirtió en una mentira, solo por poder ser aceptado como soy. Así fue como comencé a mentir a mi familia. Y no es que lo hiciese por gusto, como ya lo he dicho antes, sino por el temor a no gustar.

Como me hubiera gustado ser aceptado por mi familia. Daría diez años de mi vida por haber visto un ápice de aceptación por los que me dieron la vida. Lástima, nunca fue así.

sábado, 19 de septiembre de 2009

REAL DREAMS: PÁGINA 2


Os muestro la segunda página del cómic que estaba realizando para presentarlo a concurso. No gané nada, todo hay que decirlo, pero seguiré intentándolo mientras pueda y me sienta capaz, no es más fuerte el que más puede, sino el que más lo intenta.
Recuerdo que de chica quería ser dibujante de cómics, que cruda es la realidad cuando crecemos y te das cuenta de que la vida no es sueño como dijo "uno en su barca". En fin, como se dice, siempre hay que mirar para adelante.

BOCETO LOBOS


Estos son algunos de los bocetos que hice sobre el mismo lobo, aplicando diferentes formas de representación, pero usando la misma técnica.Son algunos de los dibujos que vuelven a ver la luz después de años guardados en la carpeta, cobijados por el paso del tiempo imperturbable.

Examen clase: Bodegón


Llevo unos días recogiendo alguno de los dibujos y pinturas que tengo escondidos en mis viejas carpetas. He decidido enseñaros algunos para que los viéseis. Éste bodegón es un examen práctico de dos horas que el profesor nos puso para comprobar nuestra destreza con la acuarela. La verdad es que es mi técnica favorita, siempre tan llena de color y rápida en su ejecución.

Aún no sé como llamarlo


Este lienzo tiene un tamaño bastante considerable. Es el cuadro más grande que he realizado por ahora. La técnica usada es el óleo, todavía me queda mucho por recorrer para dominarla. De hecho ahora mismo soy autodidacta, por lo que tengo que esforzarme un poco más si quiero resultados.
Aún no sé que nombre ponerle ya que ha sido realizado sin premeditación de forma espontánea, ni siquiera tengo un boceto.

jueves, 17 de septiembre de 2009

TERRIBLES LLUVIAS ASOLAN EL CENTRO DE BAILÉN

Hoy, por primera vez en toda mi vida he visto en primera persona los estragos causados por estas devastadoras lluvias.

Serían las 2 y media de la tarde cuando una lluvia torrencial de granizo y agua comenzó a caer de forma furiosa sobre Bailén, la cual paró con la misma espontaneidad con la que llegó. Yo, como muchas otras tardes estaba en el piso de mi novio, cuando, tras el paso de ésta y ya puesto el sol, oigo un estruendo. A mí me pareció que era agua pero desde los balcones no se observaba ni una nube. Sin embargo, cuando salí a uno de ellos y miré hacia abajo me encontré con un pequeño charco de lodo y barro. – Serán los desagües de las cañerías que no dan abasto después de la que ha caído-. Pero, cuando eché la mirada hacia el horizonte, vi cómo desde la conocida calle Arroyo la furia de un caudal de agua arrasaba con todo a su paso hasta llegar justamente a mi calle y comenzó a convertirse en un río de lodo y fango.

Al principio creí que no seria nada grave, pero el caudal comenzó a subir sin freno, hasta convertirse en un auténtico río. El centro de la ciudad se había convertido en unos rápidos dignos de cualquier escena piragüista. Los coches empezaron a inundarse y los contenedores parecían pequeñas latas de coca cola vacías. Una de ellas bajó la calle abajo hasta chocar con uno de los coches. Fue impresionante, creo que en mi vida he visto nada similar y sinceramente, he pasado miedo e impotencia.

Cuando las aguas se calmaron, decidí salir a la calle para llegarme a mi casa y coger la cámara de fotos; y esto fue con lo que me encontré.

Quizás, no sea la primera vez que ocurra esto en Bailén, pero nunca con esta fiereza se han producido. Puede que sea consecuencia del cambio climático, puede que seamos nosotros los propios causantes de estos desastres meteorológicos. No lo sé, solo sé que está pasando, y que está pasando ya.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Mi último lienzo


Hace un par de días y sin saber qué hacer, decidí irme a la habitación donde dibujo. Sin ninguna idea previa comencá a soltarme por el lienzo que me habían regalado sin pensar en nada. En realidad no sabía que podía plasmar en el soporte. Sin embargo , conforme mi lápiz se deslizaba diseñando formas, surgió esto.
La fotografía no está muy bien realizada, por lo que algunos colores o formas no salen del todo como son.
 Está realizado con tintas de diferentes colores. Espero que os guste.

Diario de un psicopático: UNO MÁS Y UNO MENOS

Ser el hermano mayor supone muchas ventajas. Para mí solo han sido inconvenientes.


En mi casa éramos (y digo éramos porque yo ya me independicé) tres varones(contando conmigo) y una mujer. Detrás mía va Nando( el segundo, con el cual me llevo unos dos años); Aurora( mi única hermana); y por último Sebastián.

Por cierto, no sé si anteriormente referí mi nombre, aunque nunca estoy seguro de lo que digo. Mi nombre es Mario. Mi padre se llama Mario, al igual que mi abuelo paterno(y, claro, como he sido e primogénito caí en la desgracia de heredar los nombres de mis antecesores en el árbol genealógico familiar. Una vez intenté convencer a mis padres para cambiarme de nombre, pero fue inútil.

Me hubiera gustado llamarme Antonio por varios motivos: el primero porque nací en ese día, el segundo porque mi querido abuelo materno, ya fallecido, se llamaba así. Él (mi abuelo) se despidió de nosotros hace varios años y sólo nos dejó su ausencia entre el olor a ducados de su chaqueta(murió repentinamente a causa de un cáncer de pulmón); quizás ese fue el único defecto que tenía: su adicción a la nicotina.



Cuando tenía ocho años, mi abuelo sufrió un infarto. El tabaco ayudó en gran parte a que éste se produjera. Tras una semana postrado en la cama del hospital de la comarca volvió a su casa. Mi abuela Nieves intentó quitarlo de fumar, pero le fue en vano. En cuanto Nieves y Mariana (mi madre) se daban la vuelta, él con talante despreocupado y un tanto clandestino, me daba veinte duros para que me acercase al kiosco de Manolita para comprarle un par de cigarrillos. Yo, pensando en las chucherías que me compraría con la vuelta, iba a escondidas y volvía con la mercancía de forma insospechada por los demás. Puede que en parte yo fuese el cómplice de una muerte anunciada, a la vez que inesperada. Tan inesperada que me dije a mí mismo que jamás pondría un cigarro más en mis labios.- ¡Qué mentira!- pienso mientras saboreo un Lucky Strike (mi marca favorita).

Quizás, en lo único que me pareceré a mi difunto abuelo no será su nombre; puede que sea esa misma muerte la que toque a mi puerta de la misma manera que a él le vino. Casi sin esperar, después de avisar durante muchos años en un silencio a gritos. Personalmente, me resulta truculenta la idea de querer lo mismo para mí; solo por parecerme a alguien querido; pero no puedo evitarlo.

Me encanta esta fotografía. La saqué durante uno de mis viajes al parque natural de Cazorla. Al fondo se encuentra el pantano del  Tranco, uno de los más grandes de Andalucía. Y el edificio que se ve junto a la carretera es el mismo mirador donde el famoso  Félix Rodríguez de la Fuente grabó algunas de las escenas sobre naturaleza más famosos. Las vistas son realmente increíbles y no es muy complicado ver especies como gamos, ciervos o reses bravas.
Si alguna vez pasáis por Jaén, no dudéis en visitar este parque natural, seguramente repetiréis.

Infancia consumida

Hoy Peter Pan se ha ido
Cogido de la mano
De Alicia…
Obsceno de amor
Por sus maravillas.


Mientras Wendi entonaba
Un tango sin batallas
Al lado del sombrerero
Que con ron sus penas ahuyentaba.



Y entre tanto y tanto
Ahí estaba yo.
Puro niño ya desahuciado
De la infancia sin pecados.

SOMBRERETE Y BOMBILLITA.








El año pasado tuve que hacer las ilustraciones para un cuento infantil. Estas son algunas de las páginas que hice; posteriormente le añadí el tipo, aunque el resultado final no fue muy bueno, sin embargo  a la profesora sí que le gustaron las ilustraciones(que es lo importante). Esperoque os gusten mis dibujos.

Compártelo