Comparte

lunes, 18 de mayo de 2009

Entre almas vacías
Llenas de penas y glorias mías
Contemplé como mi espíritu
Se fue, poco a poco de mi cuerpo.

Relojes, que albergan el tiempo
Que he perdido entre las rejas
Que forman cada una de mis arterias.
Y, exploté llenándome de deseos de escapar
Allá donde la razón es un concepto.
Y volé, donde todos los pensamientos
Se vuelven entre confusos e ineptos
Enamorados de la palabra libertad.
Fue en ese instante
Cuando conocí la verdad.
Relámpagos desatados abordaban
Mis manos…
Con sus colores maniatados

Las trompetas y saxofones
Se armaban de razones
Por las que luchar y vivir.
El cántico aullaba en mis oídos
Y mis brazos solo eran alas
Buscando otros caminos.

1 comentarios:

Compártelo