Comparte

viernes, 24 de abril de 2009

Diario de una suicida:1-ª Parte


Pensaba que había parado de llover…que el tiempo me daba la tregua necesaria para volver a ver la luz del sol.
¡Pobre ilusa! Si el arco iris solo es un concepto que nunca retornará a mi vida. Si la palabra esperanza es el deseo de mi vana ilusión.
¿Cuántas veces me levantaré, para volver a tropezar? Nunca sabré del bienestar de mi alma. Siempre llena de tormentas. ¿Cuándo volverá la calma?
Y por eso estoy aquí, ante un lápiz y un papel amarillo, detrás de mi escritorio, conteniendo mi rabia acumulada.
¿Cuándo conoceré el arco iris? Quizás cuando escape de una celda que es mi rencor, mi ira, mi rabia; mis ganas de gritarle al mundo que quiero vivir sin más lágrimas.
Sólo deseo levantarme por la mañana con la ilusión de poder volver a ver un nuevo día, de saber que estoy viva y por tanto hay esperanza, cuando ya la única esperanza que me vale es la de estar en paz durante el sueño eterno.
¡Por Dios! Que algo: una chispa de luz, del amanecer de un nuevo día, un nuevo episodio sin censuras; me saque del infierno en que me sumo por dentro para luego dividirme en mil trozos de incertidumbre que se clavan afilados a mi pecho, para que mi sangre nunca pare de brotar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compártelo